CRIOSFERA


La criosfera incluye partes del sistema de la Tierra en donde el agua se encuentra en forma congelada (sólida). Esto incluye: nieve, hielo marino, los icebergs, placas de hielo, glaciares, bloques de hielo y suelos de permafrost. Aproximadamente, tres cuartos del agua dulce del mundo está contenida en la criosfera.
Algunas partes de la criosfera como la nieve y el hielo en los lagos a latitud mediana, sólo están presentes durante los meses de invierno. Otras partes de la criosfera como los glaciares y cascos de hielo, se mantienen congelados durante todo el año y de hecho, pueden permanecer así durante miles e inclusive cientos de años. Algunas de las placas de hielo que cubren la mayoría del continente de la Antártida ha permanecido así durante aproximadamente, millones de años.
La criosfera está ligada a otras partes del sistema de la Tierra.

  1. La temperatura de la atmósfera se ve afectada por la reflección (albedo) de la superficie de la Tierra. Debido a que la nieve y el hielo son de color claro, la criosfera refleja mayor cantidad de energía solar de vuelta al espacio. Cuando la nieve se derrite y el color oscuro del suelo queda expuesto, la superficie de la Tierra absorve mayor cantidad de energía la cual luego es irradiada hacia la atmósfera y de esta manera, hace que la atmósfera sea más caliente.
  2. Cuendo el hielo y la nieve de la criosfera se derriten, el agua pasa a ser parte de la idrosfera. El derretimniento puede darse por estaciones, agregando mayor cantidad de agua durante los meses de verano. Por ejemplo, en el estado de Washington, al oeste de los EE.UU, el derretimeinto de nieve y glaciares durane los meses de verano genera 470 miles de millones de agua. A causa del calentamiento global, la cantidad de nieve y hielo que se derrite cada verano está aumentando.
  3. Gran cantidad de diferentes organismos que se encuentran contenidos en la biosfera, cuentan con partes de la criosfera para la obtención de agua y para su habitat. Por ejemplo, los osos polares caminan a lo largo del hielo marino del Ártico en busca de focas, su aliemnto favorito, el bacalao Ártico busca refugio en áreas por debajo del hielo, y los pingüinos cuentan con el hielo durante la época de cria. Hay un tipo de alga que vive en los glaciares alpinos y que torna color rosa al hielo de los glaciares. La nieve y el hielo que se derriten durante las estaciones suministra de agua fresca a muchas plantas y animales que necesitan de ella para poder sobrevivir.
  4. El movimiento de los glaciares y placas de hielo erosionan rocas de la geosfera contenidas en algunos lugares y depósitos que erosionan sedimento en otras partes, y de esta manera da forma a la superficie de la tierra. En los ecosistemas de la tundra, los suelos de permafrost están congelados por el hielo y obtienen gases invernadero de la atmósfera.
  5. Criósfera
  6. Parte de la corteza terrestre en la cual se forma el hielo (del griego kryos = hielo) y  donde se producen procesos relacionados con él o donde prevalecen en gran parte del año condiciones crióticas, es decir, donde los suelos o rocas están a temperaturas bajo cero.
  7. Suele dividirse en crilitósfera, criohidrósfera y crioatmósfera, (algunos autores no incluyen siempre esta última).

.

  Superficies (aprox.)
(en millones de km2)

% (aprox.)
(superficie terrestre)

glaciares

26

5

hielo marino

16

3

témpanos (icebergs) 

64 

12

permafrost

21

4

  1. La criósfera es muy sensible a los cambios climáticos. Los efectos del cambio climático global, tienen una acción directa sobre las regiones frías del globo, ocasionando por ejemplo, el retroceso de los glaciares o condicionando los procesos y las formas criogénicas relacionadas con el suelo congelado permanentemente (permafrost).
  2. Bajo estas circunstancias hay que considerar también lo que un calentamiento general del globo terráqueo puede traer conjuntamente en cadena. La aparición de un aumento en los valores de metano, por descongelamiento del permafrost en ambientes de tuberas o en el ambiente criogénico andino, la fuerte reducción del recurso hídrico por el decrecimiento del permafrost, que representa reservorios de agua, son ejemplos de estos tipos.
  3. Las investigaciones parecen indicar que los hielos y calotas continentales son más estables que los glaciares alpinos o el hielo marino de la Antártida Occidental, cuyo derretimiento podría causar un aumento del nivel del mar de aproximadamente 5 m y con una implicancia socioeconómica alarmante.
  4. Los cambios climáticos afectan la denominada "capa buffer" de las zonas con permafrost. La capa buffer es el nivel superior de zonas criogénicas y el primer receptor del cambio climático; puede ser de origen mineral, orgánico, nieve o con vegetación. En ella se pueden observar indicadores como los termocarsts y fenómenos de movimiento en masa. Los termocarsts son cavidades de hundimiento de agua de descongelamiento en su interior, en donde el hielo subterráneo empezó a desaparecer como consecuencia del desequilibrio climático.
  5. Los efectos de un descongelamiento rápido en regiones montañosas, cercanas a poblaciones, pueden ocasionar desastres naturales. Son conocidas las publicaciones referidas a los deslizamientos de tierra (landslides) en los Alpes por fenómenos de ésta naturaleza. El deterioro del permafrost y de los suelos congelados de la superficie, se muestra a través de la inestabilidad de las laderas periglaciales, que originan varios tipos de movimientos de masa, algunos de ellos como las coladas de barro (mudflows), representan movimientos en masa abruptos de tipo catastrófico.
  6. También se ha comprobado que la influencia del hombre con la tala de los bosques boreales promueve una rápida penetración de la onda calórica, disminuyendo y destruyendo al permafrost.
  7. Bibliografía
  8. - INTERNATIONAL PERMAFROST ASSOCIATION, TERMINOLOGY WORKING GROUP, 1994. Glossary of permafrost and related ground-ice terms. Edited by R. van Everdingen, Univ. Printing Serv. of the Univ. of  Calgary.
  9. - KOSTER, E.,1994. Global Warming and Periglacial Landscapes. In: The Changing Global Enviroment, Chapter 6: 127-149. Ed. by: N. Roberts. Blackwell, Oxford y Cambridge.
  10. - SMITH, M., 1988. The Significance of Climatic Change for the Permafrost Enviroment. Fifth International Conference on Permafrost, Prooc. 3:18-23

La criosfera consiste de las regiones cubiertas por nieve o hielo, sean tierra o mar. Incluye la Antártida, el Océano Artico, Groenlandia, el Norte de Canadá, el Norte de Siberia y la mayor parte de las cimas más altas de cadenas montañosas. Juega un rol muy importante en la regulación del clima global.
La nieve y el hielo tienen un alto albedo, por ello, algunas partes de la Antártida reflejan hasta un 90% de la radiación solar incidente, comparado con el promedio global que es de un 31%. Sin la criosfera, el albedo global sería considerablemente más bajo, se absorbería más energía a nivel de la superficie terrestre y consecuentemente la temperatura atmosférica sería más alta.
También tiene un rol en desconectar la atmósfera con los océanos, reduciendo la transferencia de humedad y momentum, y de esta manera, estabiliza las transferencias de energía en la atmósfera. Finalmente, su presencia afecta marcadamente el volumen de los océanos y de los niveles globales del mar, cambios en ella, pueden afectar el presupuesto energético del clima.
El calentamiento global está derritiendo el así llamado permafrost, el subsuelo de aquellas regiones de la Tierra que, por tener unas temperaturas medias anuales inferiores a cero grados, permanece congelado cuando termina el deshielo estival.
Algunas ciudades del Noreste de Siberia comienzan a estar amenazadas por efecto del cambio climático, ya que la elevación de la temperatura global propicia el derretimiento del permafrost, el subsuelo que lleva helado 10.000 años y que hace de cimiento natural a edificios y otras infraestructuras.  
El estudio del permafrost (o permagel) se está convirtiendo en un área de investigación cada vez más interesante en el campo de la ciencia del cambio climático
El permafrost, definido como los materiales subterráneos que permanecen congelados durante dos o más años, juega tres papeles esenciales en la ciencia del cambio climático. En primer lugar, preserva un registro de cambios de temperaturas en la superficie del planeta, actuando como un archivo de datos. Si practicamos agujeros para extraer muestras cilíndricas de permafrost, podremos definir los cambios de temperatura sufridos por el suelo durante cientos de años.

En segundo lugar, el permafrost traduce los efectos del cambio climático, impactando sobre los ecosistemas naturales y las infraestructuras humanas. En algunas zonas, por ejemplo, sobre todo allí donde la capa de permafrost es delgada, los cambios de temperatura y el calentamiento pueden convertir una zona boscosa en un pantano. El deshielo puede asimismo derribar edificaciones, al perder consistencia los cimientos.

El tercer papel del permafrost es facilitar el futuro cambio climático. En sus capas superiores se almacenan cantidades sustanciales de carbono orgánico. Si el deshielo anual se incrementa, parte de este carbono puede escapar a la atmósfera en forma de CO2 y metano, intensificando el calentamiento del clima.

Las regiones con permafrost ocupan una cuarta parte de las tierras emergidas. Entre ellas, las zonas polares y las montañas altas mantienen el suelo permanentemente congelado. También podría existir un permafrost submarino, alrededor de los márgenes del océano Ártico.
La distribución extensa del permafrost -- cerca de 24 por ciento de la superficie expuesta de la tierra en el Hemisferio norte le hacen un componente substancial de la criosfera.

 

 

 

 

 

< - regresar